Entrevista profesora Maril Montero

En nuestra segunda entrevista, tenemos el gusto de presentar a una de las personas que han forjado nuestra institución desde sus inicios. Nos referimos a la Profesora Maril Montero, encargada de educar a los alumnos de 2° Básico MN. Recordemos que el objetivo de estas entrevistas es descubrir cuáles son nuestras fortalezas, nuestras debilidades, nuestros intereses, en fin es descubrir que es lo que somos como institución.

En vista del término de semestre y lo ocupado que nuestro cuerpo docente se encuentra (tomando notas pendientes, apoderados preocupados por el bajo rendimiento de sus pupilos, cierre de acta de las distintas asignaturas, etc.) quiero, de modo personal, agradecer el tiempo y la disposición de nuestra Profesora, el mismo tiempo y disposición que ha entregado a varias generaciones de Lajinos y a la labor educativa de la congregación de las Hermanas Maestras de la Santa Cruz.

  • Profesora Maril… Como lo sabe, agradezco la disposición, pero en honor al tiempo me gustaría hacerle algunas preguntas… ¿Cuantos años lleva trabajando en el colegio?

“Cuesta hacerse un tiempo… más a fin de semestre. Yo encantada de responder. Este año van a ser 26 años, desde que comenzó el colegio.”

  • ¿Qué ha significado estar toda una vida acá trabajando?

“En realidad el año pasado lo pensé…  porque cumplí 50 años, entonces la mitad de mi vida acá… de hecho yo antes trabajaba en los colegios municipales reemplazando.”

  • Colega… ¿Cómo llegó a formar parte de este colegio?

“Recuerdo que el año cuando estaban construyendo el colegio… ahí en realidad lo mire y fui a preguntarle a un sacerdote y me dijo que enviara mi curriculum, y yo necesitaba en ese minuto ya la estabilidad, después de haber trabajado 3 años de escuela en escuela yo necesitaba estabilidad de todo tipo. Y bueno, me gustó y de hecho yo ya conocia la realidad de otras partes, entonces me gustó el ambiente, me gustó el colegio en sí, lo que se proponía como proyecto educativo y bueno…  la educación siempre ha sido lo que me gusta hacer, por eso todavía estoy trabajando como profesora.”

  • ¿Y ha sido significativo trabajar acá? ¿Ha valido la pena, entregar 26 años?

“Bueno en realidad hay cosas muy  buenas que uno ve, por ejemplo hay niños de generaciones anteriores que yo he formado que ya son profesionales, otros que ya están llegando  la universidad, eh… muy buenas personas. Entonces uno ahí como que ve el fruto, he tenido buenos cursos en realidad, aunque cuesta todos los años cursos distintos, pero igual esta como eso, esas ganas de hacer cosas por los chicos.”

  • ¿Qué más le ha gustado de estos 25 años, pensando eso si, en el colegio?

“La parte esta, que tiene dentro del proyecto… que nosotros también formamos personas y nosotros también nos vamos formando, porque si  bien es cierto si tu miras para atrás, yo… desde que comencé hasta ahora, he cambiado muchas cosas que tenia dentro de mí, y las he ido cambiando por esto mismo de conocer, no sé, conocer un poco más a Dios, el hecho mismo de que siempre hay formación, anteriormente teníamos formaciones en los distintos lugares de los colegios, y ahí teníamos una buena formación.”

  • ¿Es como uno de los rasgos principales del colegio?

“Eso es lo que marca, no es igual que en todas partes, porque por ejemplo cuando yo comencé a trabajar en las primeras escuelas municipales, habían grupos y grupos muy marcados, que no se veían uno al otro, de hecho nosotros vivimos por mucho tiempo eso que no se nos marcaba, todos éramos uno, ahora sí, las nuevas generaciones como que hacen grupitos, pero en realidad yo, me trato de enmarcar en todos los grupos…”

  • Igual la cantidad de colegas que ha ido creciendo.

“Empezamos como 8 imagínate ahora creo que hay como 50.”

El progreso que hemos experimentado en estos años, sin duda, es fruto del esfuerzo de la congregación en conjunto con muchas personas, como la Profesora Maril, que han entregado años de su vida en pro de la educación de la comunidad de Laja, y otros muchos Docentes y asistentes de la educación, no pueden brotar más que palabras de agradecimiento. Tampoco podemos olvidar la figura e importancia del Padre Felix Eicher.

  • ¿Y algo malo, algo que podamos mejorar a futuro?

“Algo malo… bueno yo siempre he criticado esto de la identidad, es  que nos cuesta mucho, hacer cosas propias de cómo la identidad Santa Cruz, de repente, no se…  deberíamos todos manejar ciertas cosas y llevarlas a la práctica, o sea sin pensar en tal persona… si no que, eso la identidad que muchos dicen que la tenemos, pero yo creo que no la vivimos mucho los que estamos acá, entonces hay muchas cosas que son buenas y se han dejado de hacer y otras malas que se siguen haciendo sin saber que por que, no tenemos como a veces el norte claro, no sé, eso es lo que critico a veces yo.”

Es cierto, pasa con muchos estudiantes, no existe identidad con la institución ni con el proyecto de educación integral, quizás elaborar un proyecto de pastoral para alumnos de Básica pueda servir de gran ayuda, o un taller de acólitos…

  • ¿Alguna anécdota que recordar? ¿algo de lo cual valorar?

“El hecho de conocer a las hermanas en realidad, porque yo antes, acá no habían muchas hermanas… no se conocían, habían unas de Boroa, pero bien lejos. En ese tiempo yo estaba soltera y tenía una muy buena relación con las hermanas que llegaron. Iba a la casa y salía con ellas y andaba así… como bien cercana no las conocí hasta ese minuto y ahí las comencé a conocer, porque uno las ve como muy distantes y eso fue como bueno, lograr, conocerlas a ellas también como una persona más, que aparte de llevar el habito.” 

  • Y para ir finalizando… ¿Como le gustaría ver al colegio en unos 5 años más?

“Primero en la parte física, infraestructura, “Colegio Santa Cruz”, una cruz monumental en la entrada, algo que transmita, algo más llamativo en cuanto a eso, pero ahí ya hicieron algo… pero siempre pensaba en algo… no se, no tremenda Cruz, pero algo que represente… y lo otro, la otra parte pienso… de que había que un poco, en la parte pedagógica trabajar  más, pensar en el sentido de qué queremos realmente,  de nuestros alumnos, que queremos, porque eh… un libro o una… que se yo un programa no es lo mismo que decir nosotros como colegio, queremos, esto del niño, y aterrizarlo, por ejemplo el mismo proyecto educativo que se supone que tiene que estar plasmado ahí no se ve un colegio evangelizador, en muchas cosas no se ve, bueno yo normalmente siempre , por ejemplo cuando estoy en ciencia o en matemáticas o en lo que sea , de alguna forma saco a colación eso , pero no todos lo hacemos entonces eso quizás sería… estructurar en esa parte, trabajar un poco más.”

Por último… ¿Le gusta trabajar acá?

“Si, y todavía sigo, yo digo, Dios por algo me tiene acá, yo hace tiempo como que tuve ganas de haberme cambiado, tuve algunas dicitultades, pero después igual me quede acá. En realidad como te decía yo conocía otro tipo de gente, otro tipo de profesores, otro tipo de alumnos, infraestructura, te todo, pero me gusto aquí y aunque vivo del otro lado… igual me gusta trabajar acá.” 

26 años no pasan en vano, ni en cuerpo ni en el espíritu. Muchos de los jóvenes que han llegado a nuestro colegio a trabajar están en ese rango etario, mientras que algunos ya han dado la vuelta varias veces en cuanto a generaciones formadas, otros recién comienzan a dejar huellas en los estudiantes. Esta mezcla de experiencia y juventud de hacer nuevas cosas puede hacer quizás, de nuestro colegio, una comunidad educativa que cumpla con su rol formador de agentes de cambio.

Loading...